¡Lo más vendido!

Autores

Novedades

Promociones especiales

El guión largo, guión de diálogo o raya en el mundo digital

El guión largo, guión de diálogo o raya en el mundo digital
Después de leer y maquetar numerosos escritos literarios he llegado a la conclusión de que aún existe mucha confusión acerca del uso del guión en los diálogos. Aunque podemos pensar que este es un asunto de edición y acabado, que no es algo que debe preocupar en lo que llamamos manuscrito, lo cierto es que la legibilidad puede resultar un factor a tener en cuenta, aunque se trate de un documento que simplemente usaremos para dar a leer a terceros y no sea una versión final de impresión.

La ortografía del diálogo

En castellano, este símbolo se utiliza para indicar la sucesión de hablantes en un diálogo, así como como sus acotaciones e incisos.
–Estoy contigo en un segundo –le dijo.
–No hay prisa –respondió ella–. Acabo de llegar.
Antes de nada me gustaría señalar que este sistema no es una regla de escritura de la lengua, sino una convención adoptada y aceptada por la mayoría, y que por lo tanto su uso es una recomendación y no una obligación. Personalmente soy partidario de los guiones de diálogo, por claridad y extensión de su uso, pero me gustaría remarcar su caracter opcional, sobre todo hoy día, donde los nuevos mecanismos de comunicación nos presentan una forma diferente de ordenar la información, como por ejemplo la representación de una conversación de una red social o de una aplicación de mensajería instatánea. Cualquier sistema que adoptemos en nuestro escrito será válido mientras no resulte ambiguo y sea consistente en todo el documento. En inglés, por ejemplo, no se escriben los diálogos de la misma forma, y se usan las comillas en lugar de guiones:
"Néstor," she said, "I don't want to go with you."
"Does'nt matter. I knew it."
Además, el inglés británico prefiere el uso de comillas simples mientras que el americano prefiere las dobles. Así que como vemos, es cuestión de gustos. Lo que sí está claro es que si vamos a utilizarlo, hagámoslo bien.
Pero no es objetivo de este artículo presentar una metodología de uso en profundidad, sino resolver ciertos problemas prácticos de uso cotidiano. Aquí podéis ver ejemplos de uso, separación de palabra anterior y posterior...
http://publicaciones.ua.es/publica/Manual%20de%20estilo%20web.pdf

¿Qué es el guión largo?

Lo primero es definir qué es el guión largo, guión de diálogo o raya. En la tipografía informática existen diferentes tipos de guiones y rayas, y aunque pueden parecer similares, no tienen el mismo uso. Principalmente tenemos el signo - (menos), el signo - (guión corto), y la raya – (guión largo). En inglés son conocidos como hyphen, n-dash y m-dash, por la analogía entre su longitud y el espacio que ocupan, que en el caso de nuesto guión largo, mide lo mismo que ocupa la letra "m". Y una vez localizado el tipo de guión que debemos utilizar viene el problema. Los signos - (menos) y - (guión corto) son fáciles de localizar en un teclado. Pero, ¿el guión largo dónde está? Pues resulta que no está.

A la búsqueda del guión largo

En el sistema de codificación de caracteres Unicode (que es el más utilizado hoy día), está identificado con el código U+2014, y aquí podéis ver cómo introducir un caracter unicode en un texto:
https://norfipc.com/inf/insertar-caracteres-especiales-simbolos-unicode.html
Pero para un escritor esto no es viable, lógicamente. En Mac existe una forma bastante sencilla, pulsando la tecla Alt+guión corto, que recomiendo a los usuarios de este sistema. Para el resto de sistemas dependerá de la habilidad de cada cual para construir atajos de teclados y de las capacidades y características del procesador de textos que estemos utilizando. En Word hay una forma de asociar un conjunto de caracteres (que podrían ser dos o tres guiones seguidos) con una fórmula de autorrección, de forma que cada vez que escribamos esa secuencia, el proceso la transformará al guión largo. En OpenOffice existe algo similar, pero no es tan sencillo de configurar. Aquí os dejo un enlace donde explican algunas de esas técnicas:
http://ulcco.blogspot.com.es/2012/02/como-poner-el-guion-largo-o-raya-en.html

Hacerlo fácil

Vale, pero ¿qué pasa si uno no está escribiendo en su procesador debidamente configurado, o no sabe o no quiere meterse en esos berenjenales? Mi recomendación es que se utilice el guión corto, con sus normas de aplicación, porque lo primordiar es lo que queremos expresar, como dije antes, con claridad y sin ambigüedad, y más tarde, cuando queramos dar salida a nuestro escrito, usar una herramienta de reemplazo de caracteres para cambiar todos los guiones cortos a guiones largos. Pero esto es un problema cuando hemos utilizado el guión corto en lugar del largo y además tenemos en nuestro texto otros guiones cortos que sí desempeñan su función propia, como por ejemplo "horario: 10-14 horas". Si hacemos un reemplazo automático nos cambiará todos los guiones, correctos o no, a guiones largos, y entonces tenemos otro problema. Mi recomendación, una vez más, es utilizar para los diálogos dos guiones simples consecutivos, de manera que al reemplazar nos aseguraremos que se cambia sólo lo que nosotros queremos:
--Estoy contigo en un segundo --le dijo.
--No hay prisa --respondió ella--. Acabo de llegar.
En el peor de los casos, que presentemos un escrito sin realizar el reemplazo, el texto será mucho más legible que usando un solo guión corto. Y creo recordar incluso que tanto Word como OpenOffice hacen la sustición automática de guión doble a guión largo a medida que vamos escribiendo.

La importancia del sangrado

Además, cabe reseñar, que este sistema de puntuación de los diálogos se complementa muy estrechamente con el uso del sangrado. El sangrado, por si alguien no lo sabe, es el desplazamiento de la primera línea de cada párrafo hacia la derecha en una medida al gusto, de forma que se elimine la ambigüedad que se produce cuando un párrafo largo salta de linea, debido al tamaño de la página, conteniendo en primer lugar un guión de inciso:
–En relación a su petición de asilo diplomático, que nos ha hecho llegar por la vía correspondiente
–dijo el letrado–, hemos de concluir con un fallo favorable.
En un párrafo sin sangrado podríamos confundir el fragmento como si te tratase de dos personas distintas. Por ello, con sangrado, la cosa quedaría:
     –En relación a su petición de asilo diplomático, que nos ha hecho llegar por la vía correspondiente
–dijo el letrado–, hemos de concluir con un fallo favorable.
Y así sabemos que el cambio de personaje se da siempre en una linea con sangrado, y que un guión largo al comienzo de una linea sin sangrado siempre es una continuación de la línea anterior. Esta técnica no es posible reproducirla en un procesador de texto plano, que no acepta el uso de estilos de párrafo, y no es conveniente añadir espacios o tabulaciones de forma manual porque luego nos complicarán la vida, pero su adaptación es automática al pasar a un procesador con más capacidades.

El formato del párrafo

También me gustaría señalar, cuando se utilizan estilos de párrafo, que no debe existir un espacio de separación vertical entre párrafos, porque aunque parezca que proporciona mayor claridad en párrafos largos, es un verdadero problema en párrafos cortos, como pueden ser diálogos breves, que nos dejará una fea ristra de líneas separadas que se comerá rápidamente las páginas.

Para perfeccionistas: El extraño caso de los saltos de línea

Y ya por último, para aquellos que buscan un acabado profesional para sus escritos, me gustaría señalar el error que se produce en los procesadores de textos de nivel usuario (la mayoría de herramientas de maquetación profesionales tienen en cuenta este detalle), páginas web HTML, así como en el formato ePub de libros electrónicos, que no está adaptado al uso específico de la lengua castellana. Cuando al final de una línea el procesador debe decidir dónde cortar el texto, no siempre lo hace en el lugar adecuado. Por defecto, considera que junto a un guión largo es buena idea colocar un salto de linea, pero no siempre es así. La recomendación del uso de guiones de diálogo indica que éstos deben ir unidos a la palabra precedente o siguiente, siempre que no exista un espacio entre ellos, y esto ocurre muy frecuentemente en los incisos o acotaciones interiores. Es decir, este efecto no debería ocurrir:
     –En relación a su petición de asilo diplomático, que nos ha hecho llegar por la vía correspondiente –
dijo el letrado–, hemos de concluir con un fallo favorable.
Para prevenir este defecto de interpretación se puede insertar entre el guión largo y la palabra con la que va asociado, un carácter que indique la no separación de ambos en los saltos de línea. Puede parecer extraño, pero no todos los caracteres se ven, y tampoco todos corresponden con un símbolo o un carácter, a veces son símplemente una indicación de cierto comportamiento, como puede ser el caso de los caracterres "no salto de línea" (no width optional break) o "separación de palabra sin desplazamiento" (zero width space). Dependiendo del procesador será necesario o no, combinar estos dos caracteres especiales. En general, en la mayoría de los procesadores, es posible insertar a través de un menú estos caracteres especiales, que a su vez luego podremos copiar y utilizar en un reemplazo automático. La idea es la siguiente: reemplazar todas las apariciones de "–", por "[no separación]–[no separación]", de forma que impida que se separen del guión las palabras que deben ir juntas. El uso específico de cada procesador o del formato ePub es tema aparte, pero si lo necesitáis ya sabéis más o menos qué buscar. Yo os dejo un pequeño apunte:
En htmls y xml (ePub):
Sustituir: — por: ⁠‌Y#x2060;‌—Y#x2060;‌ (Donde dice Y poner &. Lo he escrito así porque al ser este un documento HTML interpretaría estos caraceteres como unicode y no los mostraría)
En OpenOffice: Insertamos el caracter especial de no ruptura de línea. Lo copiamos. Es un poco difícil, pero una vez insertado, al movernos con las teclas por el texto veremos cómo hay un punto donde parece que el cursor no avanza: Ahí está. Nos ponemos al principio y nos desplazamos un carácter manteniendo pulsada la tecla Mayúsculas. Lo tenemos seleccionado, aunque no se ve. Pulsamos Control+C. Ahora pegaremos este carácter a ambos lados de la raya en la herramienta de reemplazamiento:
Sustituir: — por: Control+V—Control+V
Pero, ¡ojo! Esta técnica deberá utilizarse expresamente en la maquetación de un documento final. Su uso en un texto sobre el que vamos a realizar cambios y modificaciones puede llevar a comportamientos indeseados, como la duplicidad de caracteres ocultos y cosas más difíciles de detectar. Lo mejor es que si vamos a modificar o seguir escribiendo en un documento que ya contiene este ajuste, realicemos la sustitución en sentido inverso, trabajemos el texto y volvamos a hacer la sustitución.

Conclusión

Espero que os sean útiles estas recomendaciones. A veces, la diferencia entre que alguien lea una narración o no lo haga es simplemente que sea más o menos agradable a la vista, claro y sin ambigüedades. Acercarnos al acabado profesional también indica un esmero adicional en nuestro trabajo y aporta credibilidad. Lógicamente, si el contenido no es bueno, no sirve de nada un maquetado de imprenta, pero por si acaso, yo lo haría.

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail:
   Web: (Url conhttp://)
* Commentario:
Escribe lo que ves en la imagen