¡Lo más vendido!

Autores

Novedades

Promociones especiales

 Inca Garcilaso de la Vega

Cuzco, 12 de abril de 1539 - Córdoba, 23 de abril de 1616

Garcilaso de la Vega, apodado El Inca, fue bautizado como Gómez Suárez de Figueroa, nombre que heredó de antepasados por la rama paterna. Era hijo del capitán extremeño del ejército español Sebastián Garcilaso de la Vega Vargas y de la noble inca Palla Chimpu Ocllo, bautizada como Isabel. De pequeño tuvo mucha relación con la cultura materna, siendo el quechua su primera lengua. Más tarde recibió una esmerada educación latina y cristiana junto a los nobles mestizos de su tierra. Sufrió amargamente la separación de sus padres, impulsada por la Corona de Castilla, que instaba a los gobernantes y mandos de su ejército a abandonar las relaciones con los descendientes de la nobleza incaica, y contraer matrimonio con mujeres españolas. Así su padre se casó con Luisa Martel de los Ríos, y poco tiempo después, Isabel, abandonada y ya bautizada, contrajo enlace con Juan del Pedroche, modesto mercader o tratante.


Tras la muerte de su padre, en 1559 viajó a España para estudiar y reclamar su herencia, siendo acogido en Montilla, Granada, por sus tíos Alonso de Vargas y Luisa Ponce de León (tía del poeta Luis de Góngora y Argote). Pasó más de un año en la corte de Madrid, con la intención de obtener el reconocimiento por los servicios que su padre había prestado a la corona y por la descendencia real de su madre. Pero sus pretensiones fueron denegadas por el Consejo de Indias, al considerar a su padre como traidor por haber ayudado al rebelde Gonzalo Pizarro, hecho que Garcilaso trató en vano de justificar y aclarar. Cuando los intentos por lograr sus demandas fracasaron, el joven Garcilaso, decepcionado, solicitó permiso para volver al Perú. Pero por algún motivo, quizás por la persecución a la que estaban siendo sometidos los mestizos descendientes de la nobleza inca, no tomó el barco que salía del puerto de Sevilla y volvió a Montilla con sus tíos. En ese momento se supone que adoptó su nuevo nombre, pasando de Gómez Suárez a Garcilaso de la Vega. Poco tiempo después se enroló en el ejército y combatió contra los moriscos en las Alpujarras, obteniendo el grado de capitán. Sin embargo no está satisfecho con el escaso reconocimiento y el trato frío que recibe y cambia las armas por las letras, y regresa de nuevo con sus tíos.


En Montilla empieza a desarrollar su obra literaria, realizando primero traducciones e interpretaciones, y continuando luego con su particular visión historiográfica. Ya en sus primeras obras se pone de manifiesto su gran capacidad narrativa y estilística. Allí recibe la noticia de la muerte de su madre, en 1971, y ese hecho despierta en una nostalgia de su infancia y de su origen que nunca le habia abandonado. En 1591, asentada su condición de escritor, se traslada a la vecina Córdoba, ciudad que le proporciona el acceso a una vasta cultura y relaciones con los círculos intelectuales de la época. Allí desarrolla el resto de su obra y mantiene correspondencia con sus amigos y familiares del Perú. Siempre crítico con la visión que se daba de las conquistas y las culturas precolombinas, decidió tomar cartas en el asunto con su proyecto de los Comentarios Reales. Alcanzó cierta fama y reconocimiento, que unido a la herencia que le dejaron sus tíos de Montilla, le permite vivir sin estrecheces, de una forma modesta y reposada. Al poco de cumplir los 71 años fallece en su casa de Córdoba, en 1616, mermado en su condición física pero lúcido de pensamiento.


El Inca demostró como nadie la posibilidad unificadora y positiva del dramático choque entre dos culturas. En una época de enfrentamiento y luchas de poder supo anteponer el espíritu crítico y conciliador, erigiéndose en custodio y defensor de su rica cultura inca y aprovechando la formación humanística y los lazos que le unían a la intelectualidad europea. En la rama genealógica de Garcilaso se encuentran tanto el emperador Túpac Inca Yupanqui, los hermanos y rivales Huáscar y Atahualpa, últimos emperadores del Tahuantinsuyo, y el insigne Huayna Cápac, bajo cuyo gobierno alcanzo el Impero Inca su mayor extensión geográfica, como el Marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza, insigne de las letras castellanas, Garcilaso de la Vega, el poeta toledano, Jorge Manrique, autor de las Coplas a la muerte de su padre, Diego Ponce de León, con quien tuvo estrecha relación. Hasta su padrino de confirmación, Diego de Silva, era también escritor, hijo del famoso Feliciano de Silva, autor de novelas de caballerías, citado y satirizado en el Quijote de Cervantes, cuya Segunda Celestina también incluimos en esta misma colección.


Con estas mimbres seria difícil imaginar otro destino para El Inca, que germina en los Comentarios Reales. Sin embargo ser mestizo en los siglos XVI y XVII no era la mejor posición que a uno podía tocarle en suerte. Fue el cariño de su madre y sus familiares incas, y el fuerte aprecio que le tuvo su padre, quien veló siempre por su educación y cuidados, enconmendándole a sus amigos y familiares, disponiendo en ese sentido su testamento, lo que fortaleció en Garcilaso una sensibilidad única que le permitió sobreponerse a las dificultades y trascender a los dogmas de la época. No sólo aprendió el quechua, sino que estudió y recopiló dialectos y otras lenguas americanas, estudió castellano y latín, y aprendió por su cuenta el italiano, demostrando una amplitud de pensamiento y unas capacidades sorprendentes. Por eso puede considerársele sin duda, no sólo como el primer escritor americano, si no como el primer pensador y humanista de su continente.


Mostrando 1 - 1 de 1 item
Mostrando 1 - 1 de 1 item